miércoles, 1 de marzo de 2017

El tocino y la velocidad: una entrada cuaresmal con un poco de todo

Miércoles de Ceniza: arranque de una Cuaresma tardía este año 2017, que nos traerá por consiguiente una Semana Santa bien metida en la primavera, con promesas de largos días libres en que poder ver el campo y recorrer Galicia al encuentro de los amigos alejados, que no olvidados. O no: igual toca un abril de aguas mil y de no moverse de casa. Ya veremos... 
Vine esta mañana a la Facultad pensando en que "ayuno/ayunar" en inglés se dice "fast": pensando en que si Dios quiere en breve escucharé el "fasten your seatbelts" de la locución a bordo del avión. Pensando en que "ayúnense los cinturones me hacía bastante más gracia que "ajústense"... Pensando también en que fast no solo significa "ayuno", sino también "rápido", que debe de ser su significado más conocido. Supongo que la polisemia se debe a que cuanto más fast, pues más fast; y me dio por pensar que para un inglés la relación del tocino con la velocidad debe de estar meridianamente clara...
Y en estos pensamientos estaba cuando, a toda velocidad, se cruzó conmigo por la calle una vieja chocha... en fin, "vieja" no sé si era, pero "chocha" sí: una chocha perdiz (o becada, o sorda) Scolopax rusticola, la segunda que veo y, al igual que la primera, en un sitio bastante atípico. Iba rápido la condenada, casi no me dio tiempo a verla... curioso, me dio por pensar, siendo las becadas las aves que, cuando hacen sus vuelos de cortejo, más despacio vuelan de todas; casi lo justo justo para no caer al suelo.

Y pensando pensando... me planté en la Facultad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada