lunes, 1 de febrero de 2016

"¡Comerranas!"

 ¡Buenos días, queridos lectores rescatados de Biólogo y Becario! Si ayer os pudo la impaciencia y entrasteis a visitar este todavía vacío blog, al menos veríais parcialmente saciada vuestra curiosidad acerca de los motivos de la mudanza al leer la apostilla de "BiólogoyBecario se va de postdoc". Pues si, ¡por fin!, tras dos años y medio de búsqueda y ciento siete solicitudes infructuosas, por fin la ciento ocho ha dado buen resultado. Me voy el lunes 15, y durante un año, a Dijon...

Y pongo el mapa dando por hecho que, como yo, sólo conocíais Dijon por la mostaza. Pues ahí está, en el medio y medio de Europa occidental y relativamente cerca de los Alpes, prometiendo una cantidad generosa de bimbos de todas las categorías taxonómicas. Que no es que sea mi principal factor a la hora de escoger destino, pero ya que estamos... no, en serio ya: sabéis aquellos con los que trato más a menudo que me preocupaba acabar en lugares como Suecia o Alemania, lugares donde aunque todo el mundo hable inglés yo no conozca la lengua vehicular, cosa que hace que uno se adapte mucho mejor al lugar en que vive (desde participar en las conversaciones del día a día hasta poder poner la TV o entender la etiqueta de ingredientes de cualquier cosa del supermercado). Y en este sentido a Francia, aunque tengo ya un poco olvidada la lengua de los comerranas, me voy mucho mas tranquilo.

Y puedo ya desvelaros (igual ni os acordáis) todo lo que ocurrió el sábado 23 en Sevilla la Nueva, donde acudí engañado por Vero y Raquel a "dar una vuelta por el campo", y terminé encontrándome una fiesta sorpresa de despedida...

 Fiesta donde no pudieron estar todos los que querían, pero a los que consideré igualmente presentes. Y a los (os) que seguiré recordando, espero que con más alegría que pena, durante el año que pase en Dijon... o, en general, en lo que tarde en volver a España. Pero bueno, quedan aún dos semanas en las que iros contando cómo se fraguó todo esto, cómo dejo todo en el laboratorio a medio hacer y cómo llego a Francia sin casa y sin saber aún realmente en qué voy a trabajar: como veis, este blog nace con la promesa inmediata de muchas entradas emocionantes. Invitados estáis a acompañarme...

Y por supuesto ¡mil gracias a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario