miércoles, 4 de julio de 2018

La ciencia del YouTube

La canción horrorosa de ayer tenía su porqué: introducir la de hoy. Y no es que vaya a hablar de la buena divulgación que puede uno encontrar cada vez con mayor facilidad de la mano de youtubers científicos y canales especializados, sino del uso de esta y otras plataformas como fuente de datos científicos... Hace poco salió un articulo de opinión que se lamentaba de que cada vez los científicos salían menos al campo, y de que muchas decisiones de gestión y conservación se tomaban a partir de datos tomados hace tiempo y/o en otros lugares. Pero es que salir al campo lleva tiempo y cuesta dinero, y por diversos motivos los investigadores no suelen ir sobrados de ninguno de los dos. Menos mal que de lo que sí suelen ir sobrados es de ingenio, y de eso quería hablar: de gente que ha descubierto cómo aprovecharse de la información gratuita de Internet. Uno de los primeros casos que me llamó la atención fue el de los científicos que descubrieron, gracias a Google Earth, un bosque "perdido" en Mozambique con una biodiversidad impresionante, en una zona aislada y que se creía arrasada, tras décadas de guerra. Me gustó mucho ver cómo otro equipo se valía de Google Street View para localizar cortados con buitreras y tomar datos de hábitat de los mismos. Encontré esta semana otro que estudiaba cómo de bien reflejaban los vídeos de YouTube sobre alcaudones la complejidad de comportamientos de estas aves recogidos en la bibliografía, y del mismo autor me estoy leyendo ahora uno en el que utilizan fotos de Google Images para estudiar el patrón de asociaciones comensalistas entre aves y mamíferos africanos. El mismo buscador de imágenes les sirvió a su vez a otros para estudiar la distribución geográfica de morfos de color de varias especies... En fin, en resumen: está muy bien salir al campo, y es por eso que muchos nos metemos en esto; pero cuando no se puede, parece que el límite lo pone solo el ingenio de cada uno...

No hay comentarios:

Publicar un comentario